• 15/06/2024 14:16

Reflexiones entre equívocas y univocas: Desenmascarar (por Juan Oviedo)

Las “diferentes” voces de todos los ángulos en el país acerca del gobierno, se asemejaría a las que hubo en la torre de Babel, una cacofonía inentendible, pero si decimos que “pareciera” es porque aquellas voces poseen el mismo significado: la del reclamo, pero a diferencia del relato bíblico que las voces implicaban desentendimiento por el cual la torre, no se pudo construir, aquí, la demanda al ser -la misma- permita seguir su construcción, la de llegar al presidente.

Como parte de esas voces el recurso “fenomenológico” es notable, programas televisivos que entrevistan a personas en la calle y estas, relaten su diario padecer, desesperar, sufrir etc., y sobre la base de tales testimonios “periodistas” operen a favor o en contra, vertiendo sus análisis y puntos de vista -opositores o no-, mientras, la representación que ha sido “basureada” como ¡nunca en la historia!, deberá continuar tomando cartas en el asunto de la ley ómnibus etc., tal ser el presente revuelo que se experimenta.

El país está como si fuera un -hormiguero pateado-, donde ¡todos! salen en todas direcciones, conmocionados por el hecho de haber sido “pateados”, en el país del futbol el jugador estrella no es un habilidoso diez, sino un rudo zaguero defensor, sanguinario, que se asemeja a ser más un asesino, y no un jugador, pero bueno, este es nuestro pateador de hormigueros, todos han sido pateados con el “no hay dinero”, “no hay recursos para pagar”, “no hay plata” desde el discurso oficial.

¿Este es el apocalipsis?, quizás el apocalipsis se viene encaminado desde hace tiempo ¡y no! en la presente administración sino en la historia no contada ni consensuada de los fallos de gobiernos y sus “inutilidades” de fondo, la diferencia es que la presente gestión ¡no disfrace! lo que los “otros” han disfrazado, ¿cuáles son esos fallos que son estructurales?, gasto público, inflación, entonces, vienen los subsidios, los controles de precios, así, los gobiernos de turno han continuado con ese estilo y contribuir con una “cultura perversa”, en términos de subsidios, retraso de tarifas, tipo de dólar, freno de importaciones, proliferación de planes sociales, etc.

Entonces, hay que reconocer lo único valorable del presente gobierno, trasparentar ¡como nadie! la “inutilidad” de los otros, porque te “daban” lo que no podías comprar con tu sueldo, se trataba de gobiernos dadivosos que atendían a tus reclamos, te agasajaban con discursos, te amansaban a través del mimo de lo partidario etc., pero “jamás” hubo ¡solución! estructural alguna, lo que instalo siempre -lo mismo-, algo que talló, prendió y fue lo que hubo de posicionar a Milei. Ahora, si el presidente es consecuente con esa forma directa de actuar y de decir, aun sin caer en los fallos de los anteriores gobiernos, podemos decir, que tampoco hay solución alguna y la misma idea de solución se torne falsa, ¿la falla?, el político instalando y los viejos programas del fracaso anticipado.

Por ello reproducimos algo ya publicado, mire compadre, ¡no hay solución ni posibilidad!, el país está sentenciado, por un pueblo “infantil” al seguir las banderas de la esperanza partidaria, posiciono y permitió el desembarco de un Menem, un Kirchner y un Fernández, que no lograron en concreto con sus gestiones -¡nada estructural!- precedidos por un ineficiente Alfonsín, seguido por el asesino de La Rúa, y el cínico de Macri, ser ellos “victimarios” de sus víctimas: los -esperanzados-, y es lo que “desenmascara” Milei, lo malo que fueron todos los que lo precedieron, ante un revelar mortal, el pendular del 54% al 25%
de la pobreza sucediendo por décadas.

Pero, si el dicho es cierto, “¡lo que a hierro mata a hierre muere!”, el enmascarar no será posible, y cuando fracase, forme parte de lo que ha denunciado, ¿cómo fue que se refirió a ellos?………..


Juan Oviedo