• 15/06/2024 14:50

Darse cuenta

Mar 5, 2024

Qué fue lo último que aprendiste de vos misma/o?

Eso que descubriste ¿te hace mejor persona?

¿Despierta más empatía en vos?

¿Te hace sentir bien o hay cierto “odio o rencor”?

Si esto último ¿Hacia quién? ¿hacia vos o alguien más?

Eso que descubriste ¿hace que te conozcas un poco más?

¿Sobre qué aspecto de vos habla? Es una característica positiva o “negativa”.

Cuando nos damos cuenta, tenemos el 50 % del camino ganado. Luego viene el trabajo más fino, el de detectar de dónde viene esa creencia o actitud, y cómo puedo ir modificando esa manera de pensar en nosotros. Por eso, es un trabajo personal.

Estos días estuve haciendo una revisión de mi proceso. Es importante valorar y celebrar los avances, los darse cuenta. La época de pandemia me ayudó a hacer foco en mí. Con los recursos que había aprendido en el curso de Educación emocional y coaching, fue un poco más leve en algunas ocasiones.

En ese entonces, por lo menos para mí fueron surgiendo y apareciendo información en las redes sobre nuevas terapias holísticas, que se complementaban y coincidían en muchas ocasiones con lo que había estudiado, también en la cursada de Neurociencia.

Se hablaba mucho de una nueva era, de sanar, de evolución, de transformación. Y en ese entonces pensé, que, haciendo algún ejercicio o práctica por unos días o un mes, ya vería los resultados. Cuando eso no pasaba, por lo menos en el plano material de mi vida, me desilusioné mucho. Pase muchos días llorando y buscando algo para que me saque de ese lugar de dolor. Me resistía a sentir y negaba ver ese lado en mí. En realidad, no sabía cómo hacerlo.

Con el tiempo y personas que me acompañan en mi andar, que me prestaron su hombro para llorar o su escucha, me di cuenta que ese dolor que sentía era parte de mi sanación y entendimiento de cómo funcionaba yo. No era algo ajeno a mí, sino que formaba parte de mí. Ej: la envidia, el miedo, la impotencia, etc. Había tanta información de mi ahí, que me la estaba perdiendo de ver.

En realidad, cuanto más negamos esas situaciones dolorosas, más las atraemos a nuestra vida. No quiero preocuparte o asustarte, te comparto mi sentir, porque me hubiese sido de mucha ayuda entender o que alguien me diga, que estos procesos que vamos atravesando en la vida, forman parte de nuestra evolución como especie y son necesarios. Necesarios para madurar y crecer, para ser más independientes, para experimentar lo poderosos que somos al crear nuestra realidad.

Generalmente se habla de la adolescencia o niñez, como una etapa crítica en la vida del ser humano y así, la mayoría de las personas cuando llegan a la adultez, creemos que no deberíamos pasar por transformaciones o crisis.

El punto acá es, incorporar y es muy importante hacer esta salvedad, incorporar y no rechazar, porque como les dije, si rechazamos, seguimos sufriendo y viviendo los mismos conflictos, sin embargo, cuando lo vemos como un desafío o que nos quieren sacar de nuestra zona cómoda, nos hacemos responsables y podemos trascender la situación. Incorporarlo en nuestra vida como una etapa necesaria para nuestro desarrollo personal.

No hay nadie en el mundo que no sufra en algunas circunstancias ni que no pueda sentir estas emociones displacenteras, -excepto algunas personas que tienen alexitimia u otros trastornos, no voy a explayarme aquí porque desconozco el tema-. El punto es que la mayoría de las personas sentimos ese dolor frente a algunas circunstancias o momentos de la vida. Forma parte de nuestra esencia cómo humanos. ¿qué seriamos sin sentir esas incomodidades? ¿cómo nos daríamos cuenta que nos tenemos que mover y hacer algo por nosotros?

Hoy sabemos que traen información valiosa detrás. Que no son malas y no hay que rechazarlas sino mirarlas de frente y ver que nos dicen.

Hoy les puedo decir, que el miedo me guía, me cuida, le presto atención, pero no me paraliza como antes. En esos momentos dolorosos gracias a la meditación diaria, puedo ir re cableando mi cabeza para tranquilizarme y fortalecer otras áreas de mi cabeza que me lleven a pensar de otra manera.

La meditación, el salir a caminar, cocinar, bailar de manera consciente y presente, disfrutando del momento, es fortalecer el sistema nervioso central, que debido a la vida que tenemos y las responsabilidades, está siempre en alerta. Se desequilibró, de ahí que muchas personas tenemos estado de ansiedad, -que es exceso de pensamiento en el futuro-, por eso es importante volver a restaurarlo y equilibrarlo.

No quiere decir que no vas a tener más problemas, pero sí, los vas a poder resolver de una manera más tranquila. Tu vida cambia y podés tomar mejores decisiones.

¿Qué cosas te preocupan? ¿Son reales o te las imaginas? ¿Qué podés hacer para preocuparte menos? ¿tenés recursos o habilidades para afrontar eso que te preocupa?

La pre-ocupación, es darse manija antes de tiempo, antes que suceda algo veo todos los peores escenarios posibles y esto es lo que nos genera el estrés. Dejamos que nuestro cerebro negativo nos domine. ¿Te acordás de la nota que te contaba de los tres cerebros? Acordate que hay dos más, el positivo y el neutral.

Detectar esos pensamientos que vienen de creencias super arraigadas en nosotros, es lo que nos va liberando de una vida complicada. Muchas veces o la mayoría de las veces sufrimos por cosas que ni siquiera han pasado.

La invitación de hoy, es que te ocupes e integres a tu vida estos nuevos aprendizajes que nos traen las emociones como la tristeza, ansiedad, envidia, rabia, miedo, etc. Fijate que te dicen de vos. ¿Qué tenés que mejorar, modificar en vos para no seguir sintiendo esto y avanzar? Hay una frase que dice “lo que resistes, persiste”. Quiere decir, según mi interpretación, hasta que no te hagas responsable de eso que te pasa, seguirás sufriendo y pasando por situaciones similares.

Y, por último, el proceso de autoconocimiento, no es mágico, exige tiempo y autocrítica. Sobre todo, esto, reconocer los aspectos que no nos gustan de nosotros, no para seguir castigándonos, sino que gracias a ellos podemos mejorar como personas. Tener compromiso con tu bienestar. Sabiendo que el tiempo que te dedicas a vos mismo/a impacta, primero en tu bienestar y luego en todas tus relaciones. No es algo menor.

“Las tormentas van a seguir siendo tormentas en tu vida, pero las vas a ir atravesando con mayor tranquilidad”.

Te comparto dos de las notas completas que le hicieron a Estanislao Bachrach.

En el programa “Entre Nos” Con la Conducción de Mariana Arias.

En ésta segunda nota, comenta de que se trata su nuevo libro “Zensorialmente”. Super recomendable leerlo, para adentrarse en el mundo de la percepción corporal. Como “sensar nuestro cuerpo y su relación con las emociones”. Entrevista por Novaresio.

PD: Foto. Una de antes, cuando comenzaba mi proceso personal de aprender a quererme y aceptarme en todas mis dimensiones.

Paula Vera

Docente-Coach

Instagram @Sentir._ ok