• 22/05/2024 17:58

¿Tiene sentido?

Mar 19, 2024

¿Vivís en un mundo real o de ilusiones?

¿Te imaginas cómo deben ser tus padres, hijos o pareja?

¿Qué sucede cuando esa ilusión se rompe?

¿Cuál es el sentido de la ilusión?

¿De qué te protege la ilusión?

Cuando estaba embarazada de mi hijo, me imaginaba todo el tiempo como iba a ser, tanto en su aspecto físico como en sus gustos personales, hasta cómo se iba a relacionar con los demás.

Me río de solo acordarme. Tener a mi hijo es una de mis más grandes bendiciones y el comienzo del caos de mi mundo. Bendiciones y caos, en este caso para mí van de la mano. Porque a través de sus experiencias de vida, me fue mostrando que el no viene a cumplir las expectativas de nadie, menos las mías. Viene a aprender a ser el, eso espero y deseo de corazón que mi hijo sea quién quiere ser. Yo lo abrazo y acá estaré siempre para él.

Es una bendición porque me di cuenta de mis estructuras mentales, patrones de comportamiento que incorporé a mi vida y que los tenía que actualizar. Quién no encajaba en lo que yo esperaba, era sinónimo de rechazo y durante algún tiempo “me pelee con quien estaba siendo mi hijo”, forzándolo a encajar en mis estándares. Ahí se produjo el caos, tuve que cuestionarme un montón de cosas, sobre su crianza y sobre todo, qué quería YO. Crear mis propios parámetros. Los que somos mamás y papás, sabemos que esto nunca se acaba, o por lo menos para mí, es una cuestión de permanente autocrítica ¿“estaré haciéndolo bien”? ¿”no será que soy demasiado desapegada o intensa”? ¿”me escudo en su libertad para no poner límites”?

En uno de los primeros libros que leí sobre las emociones, es de Federico Fros Campelo “mapas emocionales”, en el menciona cuestiones básicas que tenemos todas las personas, no importa la edad o la clase social, sino lo que nos constituye como seres humanos.

Lo primero que se menciona es la “no tolerancia a la incertidumbre”, para nuestro cerebro es lo peor, no puede estar mucho tiempo dudando y haciendo análisis, se vuelve un caos. ¿se acuerdan en la pandemia? A medida que pasaban los días las personas iban tirando hipótesis de lo que se venía o “iba a pasar”.

Entonces como no toleramos el “vacío mental”, nos creamos una idea, una creencia que la voy reforzando con el correr de los días al aplicarla una y otra vez y esa creencia, está empañada de ideas, en algunos casos obsoletas, que la sociedad fue aceptando y tomando como válidas, simplemente porque nadie las cuestiona o nadie se animaba a decir no estoy de acuerdo. Todos sabemos lo que sucede con los “diferentes”, se los señala, se los aísla, se los discrimina, se los excluye, se los juzga como que somos los jueces de la verdad absoluta y no nos detenemos a pensar que siente o que les pasa a estas personas. Sin darnos cuenta, que gracias a “los diferentes” se abren nuevos caminos, nuevas terapias, nuevas formas de vincularnos y relacionarnos, nuevas posibilidades para personas que piensan y sienten igual. Y así vamos evolucionando, a medida que cada persona se siente bien consigo misma, esta “completa y plena”. Esa es la verdadera revolución ser una/o misma/o.

En su libro “La Felicidad”. Más allá de la ilusión de Gabriel Rolón, psicoanalista Argentino, menciona algunos relatos de sus pacientes, donde se quedan anclados en el pasado “todo tiempo pasado fue mejor”, se quedan con los recuerdos lindos de la infancia y cuando comienzan a profundizar, se dan cuenta, que solo fue una manera de “sobrevivir” a lo que percibían en ese momento. Se crearon una ilusión de cómo querían que fueran su mamá o papá, cómo hubiesen querido que los traten su familia, etc.

Voy a parafrasear partes de éste libro para ilustrar lo que les quiero compartir hoy…

En el psicoanálisis suele hablarse de dos mecanismos que rigen el funcionamiento psíquico: ”principio de placer” y “principio de realidad”. Pero al plantear esto se excluye un tercer mecanismo al que Freud denominó “principio de Nirvana”.

Veamos en qué consiste cada uno.

Arrojada al mundo, la psiquis reacciona ante los estímulos que recibe. Estímulos que generan distintos grados de tensión. El “principio de placer” intenta mantener esa tensión en un nivel que resulte soportable. Cuando la tensiónsube demasiado, la reduce, y cuando baja en exceso, procura aumentarla, porque un nivel demasiado bajo produce un estado de desgano, falta de deseo y depresión. Por el contrario, si la tensión se extralimita aparece una sensación desagradable a la que solemos denominar ansiedad. Cuando esto ocurre, el aparato psíquico busca alguna forma de descargar esa tensión excedente, y entonces asoman, por ejemplo, el enojo, el grito, el llanto o la pelea.

El “principio de realidad” le impone un coto a la tendencia de descarga automática que guía al “principio de placer”.

Por ejemplo, si una persona se enoja con su jefe. Se siente enojada y querría insultarlo o revolear lo que tiene en el escritorio, pero la realidad le indica que necesita el empleo y que, si hiciera eso, seguramente sería despedida.

Si no fuera por el “principio de realidad” la vida estaría plagada de agresión, rupturas y estados depresivos.

Pero también existe el “principio de Nirvana”, que consiste en la tendencia a reducir la tensión a cero y, de esa manera, vaciar de ansiedad al aparato psíquico.

Como les mencioné anteriormente y les vengo contando casi en cada nota, sobre el funcionamiento de nuestro cerebro, casi que escribo más sobre el, que sobre las emociones que es lo que me motiva a compartir con ustedes estos temas. Pero es inevitable mencionar y sobre todo conocer el funcionamiento del cerebro para poder comprender porque nos sentimos de una manera en especial, casi siguiendo un patrón de comportamiento con nuestro sentir y respuestas emocionales, ante las circunstancias diarias de nuestra vida.

En uno de sus tantos videos Joe Dispenza nos dice: La gente dice, “me siento bien” porque eso es lo conocido. Ir del viejo YO al nuevo YO, adentrarse en ese vacío, adentrarse en esa incertidumbre es la muerte biológica, neurológica, química, hormonal y genética del viejo YO.

La mejor forma de predecir tu futuro, es creando no desde lo conocido sino desde lo desconocido.

“Nada cambia si tú no cambias”. Nos quedamos con las cosas positivas de nosotros, pero lo que se interpone, en esa realidad que queremos manifestar, son las viejas creencias y las cosas que no te permiten conectar. Esas son las cosas con las que tienes que enfrentarte y eso no es la experiencia mística de la vivencia. La vivencia trascendental es en quién te conviertes. Es el proceso de superación el que superamos y superamos hasta que finalmente nos transformamos. Mientras sigas pensando como tu entorno, seguirás creando una vida igual. Joe Dispenza.

Te dejo el enlace de la charla completa, que está buenísima.

Además, te recomiendo uno de sus libros “Deja de ser tu”, de Joe Dispenza, que lo podés encontrar en spotify como audio-libro.

Entonces ¿tiene sentido ilusionarse? ¿tiene sentido crear un ambiente ideal de relación, por ejemplo? ¿qué no te deja ver la realidad? ¿qué “realidad te construiste”? ¿qué argumentos sostenes para seguir en la ilusión de…?

Para mi la ilusión tiene dos aspectos, por un lado, es necesaria para crear y proyectar ese mundo que queremos, pero que muchas veces “la felicidad está ligada a lo posible” dice Rolón.

Sin embargo, si usamos esa ilusión para crearnos un mundo imaginario que nos sostiene y protege de conectar con lo que estamos sintiendo, más tarde que temprano, colapsará ese mundo.

Y eso es lo que duele, saber que nunca será lo que esperábamos, porque nunca existió esa situación fue producto de nuestra imaginación y deseo de cómo queríamos que fueran las cosas.

En su libro “El Amor real huele a tostadas”, Patricia Faur dice: “Las ilusiones distraen, llenan y calman por un tiempo el sinsentido de una búsqueda existencial que no tiene rumbo. La realidad no podría llenar el vacío porque es imperfecto muchas veces, frustrante y, por cierto, menos intensa. (pág 103)

“El Amor ilusorio se construye en la espera inútil. Y ésta no es gratis.” (pág 104)

“El Amor ilusorio se alimenta de lo que no fue y de lo que nunca será”.

“Que la ilusión sea una manera de lograr tus objetivos personales, no quienes sostengan tu vida”.

Para trabajar estos temas en relación a las emociones con tu equipo de trabajo, amigos o colegas, comunícate por MP a @Sentir._ok

Paula Vera

Docente-Coach

Instagram @Sentir._ok