• 22/05/2024 18:49

Rutinas

Abr 16, 2024

Llevar a los hijos a la escuela

Tomar mate en la cama

Mirar una película el finde

Visitar a la familia

Ir a trabajar

Las mismas conversaciones banales

Los mismos resultados

Todos los días iguales

Si bien las rutinas, forman parte de la organización de diferentes ámbitos de nuestra vida y son importantes para reducir el estrés en cuestiones comunes para así poder enfocarnos en otras cosas que surjan de la vida cotidiana, lo cierto es, que algunas terminan aburriéndonos y cayendo en costumbres que nos llevan a una vida sin sentido.

La nota de hoy surge a raíz de una pregunta que hicieron en las redes sobre las parejas. A medida que avanza la relación esas personas, cada una en sus individualidades, también va cambiando, por lo tanto, la dinámica de la pareja cambia, ¿o no?

Hoy en día y nos guste o no, hay varios cambios a nivel social y cultural, diferentes tipos de familias y parejas gay, lesbianas, trans, madres o padres solteros, mujeres que deciden no tener hijos, hombres que tienen hijos con vientres “alquilados”, inseminación artificial, cambios en educación, diferentes terapias holísticas que abordan a la salud desde otros puntos de vista, los avances de la tecnología, aplicaciones para citas, etc.

Con los movimientos que surgieron de las diferentes agrupaciones del colectivo LGTBQ+, quedó en evidencia que la familia, su constitución y posterior convivencia, se fue transformando en la medida en que sus actores se interpelen, se cuestionen y elijan modificar esas rutinas.

Conversar abiertamente de lo que nos pasa entre padres e hijos/as, con la pareja y amigos, nos permitió generar otras dinámicas a nivel familiar y social.

Al poner de manifiesto la importancia de abordar lo que nos pasa con nuestras emociones, nos conectó con un espacio de vulnerabilidad, que, según mi opinión, nos quitó un gran peso de encima.

Hoy, los padres y madres, “podemos cometer errores, mostrar vulnerabilidad, etc.”. Digo esto porque no hace muchos años atrás, no se veía a los adultos demostrar sus emociones. Personas duras y frías incapaces de conectar con su sentir. Y eso se fue transmitiendo de generación en generación.

Siempre digo, que las habilidades emocionales se enseñan y aprenden, deben desarrollarse y para eso, debemos generar esos espacios de conversación y abordaje de las mismas en nuestros hogares.

Siento que las personas que tenemos entre 40 y 50 años, somos esa generación bisagra entre lo de antes y lo de ahora, claro está, en aquellas personas que sientan incomodidad en algunos ámbitos de su vida y decidan cambiar.

Cuando un individuo cambia, todo a su alrededor se modifica, cobra otro rumbo, otras dinámicas. Imagínense, todo lo que sucede en una familia de 4 o 5 personas, cada una con su historia personal y familiar, sumados a sus cambios biológicos, hormonales, psicológicos interpelados por cuestiones sociales y culturales. Es un montón. Son muchos factores que intervienen en cómo nos sentimos.

Hoy quiero hacer hincapié en las parejas heterosexuales. Como mencioné al principio, se habla mucho de otros temas y transformaciones, pero ¿qué se espera en realidad cuando nos ponemos en pareja?. Incluso muchas personas gay o lesbianas, caen en estos patrones o “modelos de parejas aprendidos”. ¿Realmente elegí mi orientación sexual o fue algo impuesto? ¿qué busco en una pareja? ¿tengo y vivo la pareja a mi manera o caigo en los patrones que construimos durante años? ¿qué nos mantiene unidos?

Con la mayoría de las personas que conversamos de éste tema, se dan situaciones casi similares excepto por pequeñas diferencias que le aportan la personalidad de cada individuo en la pareja.

Se conocen, etapa de novios y enamoramiento, se van a vivir juntos, empieza la “búsqueda del tener”, -casa, trabajo, hijos, – tal vez algunas vacaciones y actividades individuales que elige hacer cada uno, – eso con suerte, a no ser que se queden sumidos en la rutina-. Ocuparse de los hijos y del trabajo, vejez y muerte.

Básicamente es lo mismo para muchas personas. Hacer lo que hay que hacer. ¿y cuándo vivimos? ¿cuándo empieza la vida para vos? ¿qué esperas de la vida? ¿qué le da sentido a tu vida? ¿para qué te levantas cada mañana?

En relación a las parejas, ¿alguna vez conversaste con tu pareja y se dijeron de lo que esperan de la relación? Por ej: quiero o no tener hijos. ¿qué espero de una pareja? ¿cómo quiero que sea esa relación? ¿elijo estar en pareja o “tengo” que estar en pareja? ¿alguna vez te tomaste un tiempo sola/o para conocerte a vos o caes en la búsqueda desesperada de que alguien tape ese vacío?

Siento que todavía quedan resquicios de esa idea de media naranja, que tanto daño nos hizo. Encontrar a alguien para que nos complete. Como si fuéramos imperfectos o carentes de valor por si mismos/as. En ese afán de querer encajar en contra de mis anhelos personales, es donde nos comenzamos a aislar de nuestra esencia. Muchas veces vemos personas que se van apagando con el paso del tiempo, le pierden el sentido a la vida y caen en la rutina.

¿Cuál es la base para un amor sano? ¿qué características o habilidades emocionales describen a una persona “madura”? ¿qué no puede faltar para que haya dinamismo en una pareja? ¿qué papel juega el sexo, la independencia, libertad, respeto, confianza de cada integrante de la pareja? ¿qué me hace elegir a esa persona todos los días? ¿la elegía o estás acostumbrada/o? ¿es amor o necesidad? ¿te sentís libre en tu relación?

La crisis, por decirlo de alguna manera, en las parejas heterosexuales se dan, según mi opinión, debido a las rupturas de modelos, patrones y mandatos familiares y sociales. Como mencioné al principio, cada cambio en la manera de pensar de las personas, impacta a nivel individual y colectivo.

 Construir una pareja y no digo un modelo de pareja, porque caeríamos en lo mismo, dependerá del autoconocimiento y nivel de amor propio para no caer en relaciones violentas o tóxicas. Va de lo individual a lo colectivo.  No puedo amar si no me amo. No puedo dar lo que no tengo.

“Déjate Ser. Y en esa experiencia, vas ir encontrándote”.

En ocasiones me gusta ver y escuchar temas y opiniones que me saquen de mi zona cómoda. Personas que piensen o tengan ideas diferentes a las mías. No podemos distinguir si no tenemos puntos de comparación. ¿Cómo saber si elijo lo que estoy viviendo si no veo o escucho otra cosa?

Hace un tiempo me compartieron un podcast de spotify que se llama “Mujeres que no fueron tapa”

Te comparto algunos de sus títulos:

“Hay un modelo de maternidad romántica que es tóxica”

“La autoaceptación es ponerse como prioridad y construir a partir de lo que somos”

¿Cómo llegamos a ceder nuestro poder?

¿Por qué necesitamos deconstruir el amor romántico?

Durante años nos vendieron un modelo de pareja donde ya no alcanza solamente tener sexo y cosas materiales. La manera de vincularnos con otros/as, es lo que debemos reconfigurar y construir.

¿Cómo serán las “nuevas parejas”? ¿qué valores o principios compartiran? ¿Cuál es la base para una relación sana? ¿Cuáles son tu NO negociables en una relación?

“Las almas que se encuentran y se reconocen,

nunca se sueltan, ni con la distancia,

ni con el silencio, ni con las vueltas de la vida.”

Para despedirme, les cuento que en mayo voy a realizar el 1° curso- taller “Emociones y meditación”. Va a ser un curso práctico, para que se conozcan un poco más, donde les brindaré recursos para la gestión y comprensión de sus emociones. Comunicate por MP a mi Instagram @Sentir._ ok, para mayor información y para que te envíe una pequeña encuesta para saber cuáles son tus emociones predominantes. Los primeros 10 inscriptos tendrán un descuento.

PD: Si te gusta trabajar estos y otros temas en relación a las habilidades blandas o si tenés un emprendimiento o empresa sobre salud y bienestar y querés dar a conocer tu servicio en este espacio digital para acompañarme, comunícate por MP a mi Instagram @Sentir._ok

Paula Vera

Docente-Coach

Instagram @Sentir._ok