• 15/06/2024 01:15

«No basta con un certificado para solucionar problemática habitacional», dicen Organizaciones civiles

May 26, 2017

Las organizaciones civiles como Techo, CCC, Ctep y Barrios de pié a través de un comunicado hicieron saber su postura sobre el certificado de vivienda Familiar que anunció la Nación va a extender a habitantes de asentamientos en la Argentina.

«Nuestros barrios, las villas y asentamientos de la Argentina, no figuran en el mapa: somos una mancha. Hay casas, calles, familias, pero no hay ninguna ley nacional ni organismo público que reconozca nuestra existencia. Al menos, hasta ahora. Las organizaciones sociales trabajamos durante meses en la construcción del primer Registro Nacional de Barrios Populares (RENABAP)».

«Miles de vecinas y vecinos fueron casa por casa para encuestar a las familias que viven en los 4100 barrios relevados. El 23 de Mayo se firmó el decreto (358/2017) que reconoce la existencia de los barrios y crea el Certificado de Vivienda Familiar. Se trata de un documento que legaliza nuestro domicilio y reconoce nuestro derecho la ciudad. A acceder a la red pública de agua, electricidad y cloacas. Además, nos permite exigir transporte, alumbrado público, escuelas, hospitales, recolección de residuos, centros artísticos y deportivos; todos los servicios necesarios para un buen vivir», señalaron.

Dijeron además que «Hasta ahora, parece que nosotros vivimos en los barrios, pero nuestros derechos no. Así que salimos a buscarlos. Pateando la calle, organizándonos, trabajando y luchando para que nos reconozcan como ciudadanos de plenos derechos, con una cultura propia que debe ser respetada. No necesitamos que nos digan cómo vivir, sobrevivimos cada día, con el sudor de nuestra frente. Somos parte de este pueblo. Nuestros hijos son el futuro de la patria.»

Finalmente, puntualizaron que «el Certificado de Vivienda Familiar es el primer paso en un largo camino hacia la integración plena de nuestros barrios. Pero sabemos que no basta con un documento -ni siquiera con una ley- para lograr tierra, techo y trabajo para todos. Es una tarea que implica compromiso, unidad y solidaridad. Los movimientos populares y organizaciones sociales estamos para impulsar este proceso, junto a todos los vecinos y vecinas de los Barrios Populares, para que no se resignen a ser tratados como ciudadanos de segunda».