• 22/05/2024 14:34

Las mentiras que nos decimos

Feb 15, 2024
  • Hoy comienzo la dieta.
  • Esta tarde comienzo a salir a caminar.
  • Tengo que aprender a meditar.
  • Voy a hacer un curso de esto que tanto me gusta hacer.
  • Hoy hablo con esta persona y le digo todo lo que siento.
  • Hoy voy a hacer esa consulta médica que postergue hace años.
  • Hoy corto relación con ésta persona “tóxica”.

Del dicho al hecho hay un largo trecho dice la frase, ¿verdad? ¿qué nos pasa en el camino?¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por vos?¿cuándo fue la última vez que te enfrentaste a tus miedos y fuiste por más?

La mayoría de las personas, queremos personas decididas y comprometidas con nosotros. Que nos brinden seguridad y no sean “vuelteras”, como decimos acá en Misiones.

Se podría decir que febrero es el mes del Amor, o por lo menos se habla del día de los enamorados. Siento que a medida que pasan los años, esa forma de Amar, se va transformando, a través de las diferentes experiencias que vamos teniendo.

Este tema del Amor, es muy habitual con mis estudiantes, siempre hay períodos en que están super enamorados –obviamente amores platónicos, solo ellos saben-, y buscan incansablemente “encontrar a alguien”, que encaje en sus estándares. Cuando le pregunto cómo debe ser esa persona, una de las cosas que siempre sale es, que sea confiable, respetuosa, amorosa.

Por otro lado, y no es un tema menor, las hormonas están a full y obviamente tienen deseos sexuales. No voy a profundizar en este tema de los cuidados y consensos a la hora de “acostarse con alguien”, sino en algo más profundo. Darle una vuelta de rosca a éste tema, que se debería conversar en todas las escuelas y colegios con la ESI –Educación Sexual Integral-  o SESI- Salud y Educación Sexual Integral-.

Vamos por parte, el tema principal que quiero descartar, es que todas las personas “necesitamos amor para vivir”. El ser humano, es el animal más indefenso que hay. Si no tenemos quien nos cuide, nos de comida y nos de amor. Nos morimos. Eso está en lo más íntimo de nuestro ser.

Y segundo, que para mí tiene estrecha relación, es sobre la enseñanza de la ESI o SESI. Cada vez que las personas ven la palabra “sexual”, pegan el grito en el cielo, pero,  por otro lado, hasta salieron aplicaciones para tener sexo y citas. Todo oculto, misterioso y con un dejo de desconfianza por que no se sabe si del otro lado de esa pantalla, hay alguien real y que tengas buenas intenciones.

Volviendo al tema de ESI, significa que los docentes debemos abordar temáticas de manera integrada, es decir, una mirada de varios aspectos que nos constituyen como seres humanos. Desde la biológica, que conozcan su cuerpo, su cerebro –por qué piensan cómo piensan-, a modo de ejemplo, el año pasado, una alumna de 1° año se indispuso- tuvo su primer menstruación-, y no sabía lo que eso significaba.

Los adultos, le piensan a los adolescentes como adultos, con lo que ellos harían y la verdad les digo, que la mayoría de los adolescentes no tienen ni ida de cómo tener una vida sexual responsable. Solo se dejan llevar por lo hormonal –hay casos de adultos que también lo hacen-, es ese deseo de “sacarse las ganas” que a tantos les trajo dolores de cabeza. Embarazos no deseados, enfermedades o infecciones de transmisión sexual. Y todo, porque los adultos no se informan, aprenden y no se conocen, más siendo papá y mamá, para conversar con sus hijos, hijas o hijes- aunque no les guste a algunas personas el lenguaje inclusivo, estas personas están entre nosotros y YO ELIJO INCLUIR-, respeto su postura, pero ésta es la mía.

Otros de los enfoques que se da a través de la ESI, es una mirada desde la perspectiva de género, esto quiere decir, las cosas que se permiten que haga o no, una persona según su sexo. Por ej: hoy en día se permite que las mujeres jueguen al fútbol, sean remiseras o que los varones cuiden y se ocupen de sus hijos. Recuerdo un alumno que me dijo: yo le quiero ayudar a mi hermana a lavar los platos o limpiar la casa, pero mi mamá no me deja. Dice que eso es cosas de mujeres. Cada lugar tiene su idiosincrasia. No es lo mismo vivir en Misiones que en Bs As o Salta, cada lugar tiene costumbres y formas de vivir que difieren unas de otras.

Otro de los puntos a tratar en ESI, es los derechos y obligaciones, de las personas. El derecho a la intimidad o privacidad. Hoy en día con las redes sociales, hay mucha violencia y acoso –grooming-. Abundan videos pornos, donde los chicos y me atrevo a decir algunos adultos, creen que esa es la manera en relacionarse con otra persona sexualmente. En algunos casos de manera violenta o sin consentimientos.

El derecho de ir a las salas y que un médico te asesore sobre los cuidados o medicamentos –anticonceptivos y otros dispositivos- para prevenir embarazos, etc.

Por otro lado, la responsabilidad afectiva, se refiere a poder poner límites o ser sinceros con lo que sienten. Todavía está en el colectivo social, la idea que, si una mujer te “encara”, no le podés decir que no. Y tengo de sobra ejemplos en el colegio de varones, donde me cuentan que las chicas son las que “encaran o avanzan”. Me parece genial, que cada quien pueda expresar lo que siente, pero desde el respeto, primero por una misma, siguiendo con el ejemplo de las chicas que encaran. Hoy en día se libra una especie de batalla, por ver quien tiene más levante, quién se acostó con más personas y luego son adultos vacíos, nada les llena o satisface. Solo son el resultado de una sociedad del placer espontáneo, sin tener en cuenta lo que verdaderamente sentimos y no nos atrevemos a decir o aceptar, que es, que no sabemos convivir con nuestra soledad. No nos conocemos y no sabemos lo que queremos. No sabemos cómo funciona nuestro cerebro y cuerpo.

Ustedes dirán que tiene que ver conocer el cerebro y cuerpo, a modo de ejemplo, los adolescentes “no pueden”, en algunos casos, postergar o inhibir, el deseo sexual, por ej, si no tienen preservativo, porque su cerebro, está enfocado en reproducir y mantenerse con vida. La zona que realiza las funciones superiores –por ej: planificar, postergar, inhibir, analizar, proyectar a futuro, etc-, no está del todo desarrollada, recién lo hace a los 24 años aprox, y en su gran mayoría, las mujeres maduran antes. Estos son datos científicos, que explican nuestra biología. Otro dato de nuestro cerebro, aquello que le da placer, busca repetirlo. Y no distingue de lo bueno o lo malo, así es como las personas se vuelven adictas ya sea, a cierto tipo de comidas, drogas o hábitos. Para conocer más sobre neurociencia te recomiendo que sigas el Instagram de la Asociación Educar (@aeducar)

¿Qué sabés de tu cuerpo? ¿Cómo funciona?¿Sabés cómo funcionan los órganos reproductivos, por qué tiene esa forma y qué contienen cada uno?¿Qué te da placer? ¿alguna vez, buscaste otras maneras de sentir o estar en un encuentro sexual con alguien? ¿Cuál es la idea que tenés de una relación sexual?

El tema es extenso, amplio y profundo. Solo di una pincelada, para poder comprender de porque estamos como estamos en cuestiones del Amor. ¿Cómo terminé hablando de todo esto? Porque veo, año tras año, generaciones que no saben AMAR, sino que solo saben satisfacer sus deseos más básicos. Personas que no saben respetarse y poner-se límites. Personas que se dejan llevar por una sociedad que no lo les importa y ni se ocupa de que estén bien, porque el trabajo es individual e interno, la solución no viene de afuera. Personas que no saben qué hacer con lo que sienten y por eso buscan afuera quien los rescate de ese dolor. Veo muchas buenas leyes y proyectos, que no se aplican y se llevan a la práctica. Veo personas, adultos y adolescentes, incluso niños, que se perfilan para seguir repitiendo estas formas de relacionarnos dañinas, dolorosas y todo por no saber sobre cómo funcionamos como seres humanos.

Todos sabemos que la educación está en crisis, como muchos otros ámbitos, pero yo estoy en este. En la educación, y elijo hacer mi parte. Todo lo que aprendo de mí, lo transmito a mis estudiantes. Con todo el amor y respeto que se merecen. ¿No es acaso la labor docente “enseñar”,- muchas veces, por no decir la mayoría de las veces, me enseñan ellos/ellas/elles a mí-, a las nuevas generaciones? Prepararlos para un mundo que se transforma más rápido que lo que su cerebro y cuerpo lo hacen. Yo sé que no voy a cambiar el mundo, ya sé y aprendí por “cuero propio”, como se dice, luego de intentar “salvar a mis estudiantes por casi 20 años”. Hoy, con todo lo que aprendí de estos temas y otras nuevas terapias holísticas que comenzaron a surgir, entendí, que cada persona tiene su propio proceso. Debe atravesar ciertas experiencias para “entender” esto del amor propio. Por supuesto que sigo enseñando y compartiendo lo que aprendo y aplico para mi vida, pero ya no desde un lugar invasivo, sino como educadora. Esa es mi función, ese es mi rol en la escuela, brindar herramientas o recursos para que los estudiantes puedan tomar las mejores decisiones para SU vida. 

Y ahora, lo hago también a través de éste medio digital.

¿No les parece que es super importante hablar de estos temas? ¿Pueden ver la relación que hay entre cómo nos sentimos y todo esto que les conté? ¿Siguen creyendo que en el espacio de ESI solo se habla de sexo? Y ¿qué es sexo? ¿qué diferencias hay entre sexualidad y sexo? Te aseguro todos tenemos mucho por aprender.

Como siempre me gusta recomendarles espacios, películas o lecturas para que se piensen, se cuestionen y elijan según lo que mejor le haga a su vida.

Pueden buscar las series en Netflix “Sexo, Amor y Goop lab” y la otra es “Goop lab con Gwyneth Paltrow”.

En la primera serie, unas parejas buscan encender el Amor y buscar nuevas alternativas, pero desde el autoconocimiento y hay un grupo de terapeutas que los acompañan y asesoran. En la segunda, es más un poco de cada cosa, algunas nuevas terapias, tal vez, a partir de estos temas, puedan ir por lo que les resuene y aclarar aquellas inquietudes internas y trabajar en ustedes.

Para finalizar, siento que la mayoría de las personas “tenemos miedo a Amar”. Nunca me lo había planteado así, lo vi en una de mis meditaciones en yoga. Estamos tan dolidos por las experiencias pasadas y a la vez tan faltos de Amor, que vamos como robot por la vida, satisfaciendo nuestros deseos primarios sin preguntarnos y cuestionarnos nada. Repitiendo patrones.

La transformación requiere un compromiso con vos misma/o. Nadie te dará lo que no te das. Nadie hará el trabajo por vos si ni vos te conoces y sabés lo que querés realmente para tu vida. Por eso decía el título de la nota “las mentiras que nos decimos”…¿Cuándo si no es ahora, te vas a ocupar de vos?¿qué estás esperando?

No existen personas tóxicas. Nosotros nos intoxicamos con nuestros propios argumentos y nos boicoteamos. Así que no esperes encontrar personas amorosas y respetuosas, si ni vos lo hacés con vos misma/o. Nos quejamos de los demás, pero ¿Qué tan tóxica/o sos con vos misma/o? ¿cuánto tiempo hace que te postergaste y esperas que la solución mágica llegue de afuera?

Tenemos la oportunidad de Amar de otra manera. Tenemos la información y terapeutas preparados para que nos asesoren. Para hacer de éste un mundo mejor, hay que empezar por una/o misma/o.

Paula Vera

Docente-Coach

Instagram @Sentir._ok