• 23/07/2024 18:47

Reflexiones entre equívocas y univocas: La criatura (por Juan Oviedo)

Toda criatura significa creación y alguien que la ha creado, según la Biblia el “hombre” fue creados por Dios, es su criatura, pero también debemos decir que hay -otros- tipos de creadores de criaturas y si bien, no directamente con la -cosa creada- han sido los creadores de las condiciones para que la criatura emerja, vayamos a un -ejemplo-.

El un muy comentado “reportaje” a Marcola jefe penitenciario del PCC en Brasil, el periodista que lo entrevista le pregunta ¿usted no tiene miedo a morir?, Marcola entre otras cosas le responde” Hay una tercera cosa creciendo allí afuera, cultivada en el barro, educándose en el más absoluto analfabetismo, diplomándose en las cárceles, como un monstruo Alien escondido en los rincones de la ciudad. Ya surgió un nuevo lenguaje. La post-miseria genera una nueva cultura asesina, ayudada por la tecnología, satélites, celulares, Internet, armas modernas”.

¿Hay responsables de que esa cosa crezca?, si, ¡los políticos! porque ellos con sus gobiernos los empobrecieron y su indiferencia los invisibilizo porque ¡nunca! hicieron nada, lo interesante que Marcola se refiere a los “políticos” sin hacer mención a partido alguno, porque se trata de los -políticos-. Entonces. ¿qué se puede esperar de un contexto donde reina y manda la corrupción, con jueces arbitrarios, dependientes de un estado quebrado, burocrático y lenta resolución que por décadas se viene manteniendo?, esas son las condiciones para el emerger de esas criaturas y representada por el candidato Milei, porque no se trata de Milei, sino de quienes lo votan, con la fuerza de la bronca, la fiereza, el descontrol, emociones que va saliendo del escondite de la interioridad, sede marginada por el grado disruptivo según el sistema racional democrático, y no podrá aplacar el emerger de esas emociones virulentas, violentas, con odio, rencor por el contrario, por el mismo sistema a través del voto eso emocional se socialice, en una figura que los represente: Milei.

La demonización que viene sufriendo Milei esta proporcionalmente ligada al miedo que él causa, pero la estrategia de la demonización es equivocada, porque no se trata de Milei sino de quienes lo han votado, porque si el eslogan de -la libertad avanza- ¡pego! es por el lastre que significa la actual asfixia que reclama otros aires, y no el consabido gatopardismo del peronismo, kirchnerismo, radicalismo, pro.
Miren el –grotesco- de la actual situación, el candidato oficialista no puede ser explicado por sus éxitos en bajar la inflación, es irracional elegirlo, pero si o si se lo ¡eligió! para combatir la otra irracionalidad que significa Milei, ahora, pareciera ser que estamos ante “dos” tipos diferentes de irracionalidades, una más personal que la otra, sin embargo, un Fernández, un Massa revele la necesidad del continuo mutar de candidatos para mantener en pie, la llamada columna vertebral de la solidaridad, igualdad y justicia social, más el relato del patriotismo que encarna el peronismo, kirchnerismo y es lo que explica la irracionalidad del votar a quien «fracasa” como ministro de economía respecto a la inflación.

Bueno, los llamados “libertarios” ya no quieren más de eso, pero tampoco los -no libertarios-, y se trata del gatopardismo ¡instalado! en la República que no cambia lo que “debe” cambiar: la corrupción, los jueces arbitrarios, el estado crónico de un Estado quebrado, burocrático y lenta resolución, pero lo peor de todo, es la creencia en ese -absurdo electoralcomo expresión de una racionalidad, cuando lo que hoy ¡se vota! se vote a lo –irracional-.

La criatura tiene su origen ahí, en el político, quizás la siguiente definición del recién fallecido Dussel sea la más cabal de todas “El que no se atreve a ser inteligente se hace político”.

Juan Oviedo