• 05/10/2022 09:24

Passalacqua inauguró sesiones de la Cámara de Diputados

El Gobernador Hugo Passalacqua insistió en su discurso de apertura de sesiones legislativas,en un proyecto de provincia para todos sin distinciones, donde no hay obediencia debida a Nación.

En su discursos señaló que «Hace un año exactamente nos encontrábamos todos en este sacro recinto popular, oficialistas y opositores, planteando nuestros mejores sueños para la gente. En especial para los que menos tienen, para los más humildes, para los que más necesitan de la mejor política que de la que seamos capaces y de nuestra responsabilidad de gobernar. Estemos en el lugar que nos toque estar tal como decidió el pueblo por 4 años. La situación, casi que es una obviedad decirlo, no está fácil. Estamos pasando por una crisis que a todos nos consta. Por fortuna, y es una certeza que tengo, vamos salir de ella porque los misioneros tenemos un ancho en la manga y es nuestra gente y su increíble voluntad de progresar. Cuanto más empinada la topada más fuerza sacamos de nuestro crisol y más fuerza nos damos entre todos para salir del pantanal. La sociedad de a pie. El trabajador y la trabajadora nos observa y debemos ser correspondientes a ese mandato de seguir avanzando más allá de la inflación que nos castiga, de la pobreza que acecha, de las dificultades para llegar a fin de mes, del empleo que siempre está en riesgo. A esa sociedad trabajadora tanto gobierno como oposición le debemos responder con compromiso, lealtad y esfuerzo. La gente necesita vernos trabajar a la par pese a nuestras naturales diferencias que será oportunamente exhibidas en las respectivas ofertas electorales. Este espacio político, la Renovación, que tiene la responsabilidad de Gobernar la Provincia no puede hacerse a un lado en nada. Nos salga bien o mal siempre afrontamos, muchas veces en silencio, cada uno de los complejos problemas que hay que resolver. La cobardía política es inadmisible en estos tiempos, menos aún las mezquindades, los proyectos personales o el más feroz de nuestros enemigos: la soberbia. El trayecto de estos últimos años es tan difícil que solamente juntos, y reitero el concepto de juntos, será fructífero. No como un proyecto político de circunstancia sino como PROVINCIA. La humildad, la sensatez, la concordia, el respeto a las ideas ajenas y la pasión por nuestra gente es la que nos encontrará construyendo desde el sitio que nos toque. Sea éste un docente, un policía, un tarefero, un comerciante o un diputado. TODOS SOMOS COMPAÑEROS DE TRABAJO. Si algo quisiera que sea recordado en esta exposición es, repito que todos somos compañeros de trabajo. Justamente el concepto de responsabilidad de gobernar en estos tiempos nos lleva a unas modestas reflexiones. En la Renovación tenemos en claro que quien gobierna, gobierna; y quien conduce, Conduce. No hay equívocos ni vanidades que puedan opacar esta simple y potente combinación. Nos hacemos cargo de nuestros aciertos pero también de nuestros errores que con humildad sabremos corregir. Desde esta concepción que todos somos compañeros de trabajo, ciudadanía, trabajadores, dirigentes locales, provinciales o nacionales, es que en la apertura de sesiones pasadas dije “gobernabilidad con gobernabilidad se paga”. Y debo ser noble. La Nación respondió a los requerimientos que le hicimos y nosotros lo hicimos en la misma medida. Siempre con la exigencia que nos respetasen como un espacio misionerista y de otro color político. No anclados en viejos esquemas del pasado donde el pensamiento solo era validado si el país 2 central así lo decía. Los misioneros somos rebeldes por naturaleza. Tenemos pensamientos y doctrina propias, pequeñas tal vez como la dimensión de nuestro territorio, pero propias al fin. Nadie nunca en estos últimos años nos dice lo que debemos hacer. Debo serles sincero como persona: me fascina esta forma de pensar y actuar propia y soberana que tenemos: sencilla, cercana a la gente, concreta en sus acciones, sensible, capaz de mirar siempre a los ojos al más sufriente, siendo genuinos servidores públicos, austeros en el gasto y con el corazón repleto de utopías. Somos consecuentes con la Nación. Pero no tenemos “obediencia debida”, somos respetuosos del concepto nacional que la gente voto a nivel país, pero no tenemos alineación directa. Colaboramos en lo que podemos pero no somos seguidistas. Somos opositores a la Nación pero con criterio de construcción colectiva. Simplemente somos nosotros, los misioneros y nuestras circunstancias. No somos prepotentes, pero tampoco somos parte de ningún esquema del país central. Vamos a seguir dando gobernabilidad a nuestro presidente de la Nación pero sin arriar jamás las banderas y convicciones que nos identifican. Para todos estos breves conceptos se conviertan en bienestar concreto para la gente, la base es ser sustentables. Poder valernos por nosotros mismos. En palabras simples: nuestras políticas públicas son el resultado de un Estado fuerte y soberano. Fuerte no quiere decir un Estado pesado o superpoblado. Al contrario, Misiones está en lote de las 5 provincias con menos empleados públicos del país: con 49 agentes por cada 1000 habitantes; cuando muchas otras superan los 100 cada mil. (Datos del mes pasado suministrados por el ANSES, AFIP, Ministerio de Economía y Ministerio del Interior de Nación). Además de eso, ésta administración se autolimitó con un decreto para congelar los cargos públicos de planta justamente para cuidar los recursos y ser más eficientes. Para hacer realidad el precepto de vivir con lo nuestro, como pregona el Presidente de esta Legislatura, y que no sea un simple slogan sino que tenga efectos concretos sobre el entorno social para mejorarlo poco a poco, somos firmes en nuestra política fiscal».

Discurso completo del Gobernador Hugo Passalacqua – 1 de mayo de 2017