• 18/06/2024 09:57

Oscar Krieger, primer presidente de Federación de Colectividades

En el marco de los 30 años de vida institucional de Federación de Colectividades, celebrado el pasado 1° de abril, los ex presidentes recibieron un reconocimiento por parte de la actual Comisión Directiva. Además se descubrió una placa alusiva emplazada el el frente del Salón de Usos Múltiples de la entidad.

El presidente que estuvo al frente de la Comisión, cuando se decidió darle un marco legal independiente y así nació la Federación de Colectividades, fue Oscar Krieger. «Haciendo un diagnóstico retrospectivo, la verdad que aquello fue un desafío muy grande. Era cambiar de administrador de la Fiesta (del Inmigrante). Dejar de tener un administrador municipal, el gobierno de turno, a pasar a quienes correspondía, que eran las Colectividades. Me tocó gerenciar esa parte, sacar el estatuto y a partir de ahí se fue gestando. No solo con apoyo de las Colectividades, sino también de personas que estaban fuera de ellas» relató Krieger. «Fue importante para las propias Colectividades. A partir de ahí fue otra cosa, había una guía. Nunca nos imaginamos que íbamos a llegar a este momento, pero siempre supe del gran potencial que tenía la Fiesta» afirmó.

Para el presidente que inició el camino, el trabajo apasionado y desinteresado fue y sigue siendo base de la institución. «Las personas que están en las Colectividades solo saben hacer, hacer y hacer. Siempre fue así, gente que dejaba su hogar para venir a trabajar en las Casas. Tuvimos esos increíbles protagonistas. Admiro eso, el esfuerzo extra que se hace».

El espíritu de lucha es parte esencial de los inicios, para Krieger. «El inicio costó muchas peleas, pero el apoyo de las Colectividades fue fundamental. Fue una hermosa experiencia. A la distancia recuerdo que pensaba que era un diamante en bruto y lo sigue siendo. Al conocer otros lugares del mundo nos damos cuenta de lo que tenemos. Estoy satisfecho por el trabajo que hicimos, gracias a las personas que me acompañaron, fueron incondicionales y todo les debo a ellas. Empezamos sin nada, pero tengo muy lindos recuerdos. Soy un agradecido a la vida y a la gente de Oberá» remarcó el primer presidente.