• 04/03/2024 22:08

Ayaliensis

Dic 8, 2023

Expiró hacia el cosmos de la naturalidad universal, el duende, la leyenda, el hito.
La extrañeza del monte sonará distinta; el poema de la canción y el trazo pictórico del tiempo inmemorial retorna a su luz primigenia.
Desde hoy, una estela de testimonios se abrirán en tu nombre, lo precioso se unirá como lágrima al río de los pájaros, a las jangadas del viento, al filo verde de hachas y machetes; al dolor ancestral del yerbal en las manos; al caudal resonante de tus virtuosas guitarras; árboles altivos iluminarán más corazones aún y nosotros, pequeños algodones ante el porvenir vegetal que nos guía, seguiremos trabajando para que las alas de la magia sean vertientes sonoras y así latir en una única humanidad enredada en el barro rojo de tus pupilas suaves.

Ramón, gracias por la humildad de tu fuego.
Gracias por el abrazo de siempre.

Gastón Nakazato
(Iguazú – 8/12/2023).